FANDOM


Encuentro en un rayo

Oreki se aproxima hacia la puerta.

Es un chico de mediana estatura, pelo castaño y revuelto, de ojos verdes y expresión monótona, tiene unos 16 años.

Oreki, paladín del rayo

Oreki, paladín del rayo

-Vaya, hoy también hay tormenta, espero que no truene.-dice con cara de decepción.

Oreki se dirige hacia la puerta y al abrirla cae un rayo.

-Je, ¡Qué mala suerte!-dice decepcionado-. Llevo una semana sin salir y el día que lo hago hay tormenta. Bueno, al menos el olor de la lluvia es agradable.-dice optimista.

Coge el paraguas y sale a la calle. Camina tranquilamente hacia el cementerio y se para a comprar flores en el camino. Se para frente a una tumba con el grabado: R.I.P. Familia Hotarou. “No se te olvida”.

-Mamá, papá, hermano, lamento no haber podido visitaros antes y, que tenga que hacerlo en día de tormenta, pero, al menos he podido venir.-dice melancólico.

Un par de lágrimas resbalan de sus mejillas mientras deposita las flores en la lápida.

De vuelta a su casa un rayo cae sobre Oreki, pero en vez de electrocutarle, una muchacha cae sobre su espalda arrojándole al suelo.

Es pequeña, de unos 16 años al igual que Oreki, ojos morados y penetrantes, expresión alegre y pelo negro, liso y largo.

Chitanda 4

Chitanda, diosa del rayo

-¿Q-Quién eres? Y ¿Por qué no me ha fulminado el rayo.-pregunta Oreki confuso.

-No es posible, ¿Me puedes ver?-

-Sí, y también puedo ver que estas encima de mí.-exclama Oreki.

La chica empieza a saltar de alegría.

-¡Bien! ¡Bien! ¡Puede verme! ¡Por fin se me puede ver!-

-No por mucho tiempo, me estas matando.-dice con un último aliento.

-Oh, perdón chico.-

Chitanda corre hacia dos personas mayores.

-Hola, ¿Qué tal señoras? Ustedes me ven ¿No?-no obtiene respuesta-. Oigan señoras.

-Mira que niño mas rarito, va caminando, se tira en el suelo y se pone a gritar barbaridades.-le dice una anciana a la otra-. Desde la muerte de su familia no es el mismo.-

-No me ven.-corre hacia Oreki-. Tú eres el único que me ve, chico.

Oreki se levanta.

-¿Quién o qué eres? ¿Por qué sólo te veo yo? ¿Y por qué el rayo no me fulmino?-pregunta serio Oreki

-A ver.-piensa Chitanda-. Soy Chitanda, deidad del rayo o diosa es lo mismo porque… en fin que no tengo ni la más mínima idea de porque solo me ves tú y el rayo efectivamente te debería haber dejado tieso, bueno es lo que tienen 1000 V y 5000 grados, porque, ¿Sabes? Los rayos se originan en… cuando… por eso… pero bueno no sé más.-responde poco a poco.

-Desde luego te vas por las ramas. Bueno ven a mi casa y me aclaras todo.-

-Vale, ¿Dónde vives? Porque si supiera donde vives no me haría falta preguntártelo ya que…-continua diciendo una serie de datos obvios que no interesan a nadie.

-Estate a lo que estas. Sígueme.-dice Oreki mientras le sigue ese extraño personaje que afirma ser una diosa.

F

Oreki y Chitanda