FANDOM


Covienza la conmivencia.

-¿Intentas que crea que eres una diosa?-dice Oreki incrédulo.

-Basicamente, sí. Puede ser díficil de comprender para un mortal porque... Y por eso es por lo que...-

-Bien. Demuéstramelo, si eres una diosa, tendrás poderes.-

-Bueno, no sé. Mis poderes son diferentes en el mundo humano, por lo que no puedo... Puesto que si supiera...-

-Entonces no te puedo creer.-

-Espera, creo que sé porque el rayo no te mató. Yo sólo puedo aparecer en el mundo humano cuando cae un rayo por eso... Y entonces pienso que al caerte el rayo se formó un vínculo que ocasionaría que...-

-Bueno, si eso es lo que crees.-

-Da igual si no me crees, tan sólo te ayudaré con tu vida.-

-Y ¿Por qué exactamente?-

-Por ayudarme a escapar de mi soledad.-

-No me convence demasiado, pero bueno.-

-Está bien, si quieres, me puedes ignorar.-

-Vale, tan sólo te trataré como una chica normal y no te hablaré en público.-

-De acuerdo, cuenta conmigo. Por cierto, -dice Oreki.-mañana tengo que ir al instituto, por lo tanto puedes irte a tu casa y veir aquí sobre las cuatro.-

-¿Qué? Pero, dos cosas, la primera es que no tengo casa y la segunda que quiero ir al instituto contigo.-

-Está bien, no hay más remedio ¿No?- dice Oreki abatido-.¿Dónde prefieres dormir? ¿En mi cama o en el sofá?-

-En tu cama, pero entonces tu dormirías peor, ya sabes, el sofá esta hecho para... por cierto data del siglo... En fin, puedes dormir conmigo.-

Oreki se pone rojo.

-En "mi mundo" eso lo hacen los matrimonios.-

-Pero yo soy una diosa, así que da igual.-

-Que yo sepa, aún no me has dado pruebas.-

-Está bien, dame hasta la noche.-

Chitanda se va al sotano y experimenta haciendo cosas extrañas. Antes de la noche sale.

-¡Lo consguí!-

-Vaya, creía que te quedarías en el sótano todo el día. Venga a ver que truco has hecho.-

Chitanda eagita sus dedos y comienzan a emanar luz eléctrica. Después los junta y a medida que los separa se va creando un arco eléctrico. Mete los dedos en ka bombilla y esta se ilumina.

-Salve diosa Chitanda-dice Oreki convenzido.

-¿Me crees ahora?-

De noche Chitanda y Oreki se van a la cama.

-Que diosa más cabezota.-dice murmurando-. Oye Chitanda ¿Qué clase se diosa eres? Eres cabezota, terca, infantil y te vas por las ramas a cada conversación.

-Soy una diosa muy maja.-dice mientras se le acerca y le susurra-. Me estoy cobrando el que no creyeras que soy una diosa.-

-¿Eh?-

Chitando hace el arco eléctrico en la cabeza de Oreki y este se duerme.